Si quieres, podemos jugar...
Y debes estar preparado para perder.
Para que tus ojos no gobiernen mas mis acciones, y el sabor de tus labios no constituyan ya, mi bocado favorito.

Si quieres, jugamos, pero ya me sé el juego y la sorpresa tonta de no ser correspondida, o el no saber que es lo que sientes, ya no me embargará más. Lanzaré los dados, pero esta vez, ya sabré cual será el resultado.

Es posible que no sea divertido, al menos para ti que siempre has llevado la voz cantante, que te acostumbraste a las pizarras con puntos a favor y a una loca como yo, que celebrara hasta tus autogoles.

Tal vez tengas miedo, un buen jugador, o más bien un mal jugador, acostumbrado siempre a ganar, no creo que esté dispuesto a arriesgarlo todo, para enterarse luego, que hasta la piel le quedó grande.

Si quieres, solo si tú quieres... podemos pisar la cancha del juego; tú creyendo que vas a ganar, yo, sabiendo dónde están tus puntos débiles y los monstruos de los rincones oscuros a los que les temes.

A veces jugar requiere de un equipo, y no eres de los que está dispuesto a ser parte, sino más bien de los que pone las reglas, hace el primer tiro y decide cuánto va durar el partido. Pero ahora el arbitraje es objetivo, y no tienes barra comprada a tu favor y quizás se te vean las costuras.

Pues, si quieres, jugamos... lo más probable es que te vea salir huyendo ante el primer revés que tengas. Pero no te preocupes, que esta propuesta también es un juego, como aquellos a los que estabas acostumbrado a invitarme; yo creyendo que era real, y tú solo con solo ganas de gastar un tiempo muerto.

Si te parece, jugamos. Pero esta vez, no te garantizo que salgas ileso; y de heridas se yo, que me la pase por mucho tiempo navegando en medio de un terreno de golpes y continuas caídas, sin darme cuenta que pisaba el territorio de un juego extremo.

Cuando quieras pon el reloj a andar, y empezaremos el juego,sólo que debes avisarme con tiempo porque no se si cuando quieras, yo ya esté disponible para acompañarte.